La avenida Corrientes estrena nueva cara el sábado y empieza a ser peatonal de noche

Argentinas Noticias

El prime día hábil del nuevo sistema será el lunes. ¿Cuáles serán los horarios para los carriles exclusivos?

La avenida Corrientes estrenará los carriles peatonales de noche con una fiesta el sábado. Foto: Mario Quinteros

El sábado, con una fiesta, la avenida Corrientes habilitará por primera vez su nueva disposición: peatonal durante la noche y con carriles exclusivos para el transporte público. Mientras que el lunes será la prueba mayor, con el tránsito de un día hábil y las habituales manifestaciones en el cruce de Corrientes y Callao.

Después de 15 meses de obra, en los que la avenida se asemejó más a un obrador que a polo cultural, Corrientes funcionará con dos carriles para el transporte público y otros dos para vehículos particulares, que podrán circular hasta las 19. A partir de ese horario y hasta las 2 de la madrugada, ese último tramo se convertirá en peatonal.

La avenida Corrientes estrenará los carriles peatonales de noche con una fiesta el sábado. Foto: Mario Quinteros

La avenida Corrientes estrenará los carriles peatonales de noche con una fiesta el sábado. Foto: Mario Quinteros

El espacio para colectivos y taxis estará ubicado del lado derecho de la avenida, entre las calles Junín y Libertad. Funcionará todos los días, durante las 24 horas. Y además del transporte público, podrán circular vehículos particulares que transporten a personas con discapacidades y necesiten detenerse junto a la vereda derecha.  En tanto, del lado izquierdo, entre Callao y Libertad, transitará el transporte privado con el límite horario que, después, dará lugar a los peatones. Un cantero central oficiará de divisor.

A partir de las 19 del lunes, también empezará a responderse lo que, horas antes de la inauguración y entre los vecinos, todavía despierta incertidumbre: ¿Cómo se articulará este nuevo esquema cuando haya alguna de las clásicas manifestaciones sobre Corrientes y Callao? Al convertirse en peatonal, ¿qué pasará con el tránsito en las calles aledañas?, ¿se sobrecargará? y ¿qué ocurrirá con Junín, que funcionará como último ingreso desde Corrientes? 

En las últimas semanas, con el avance de la obra, quienes transitaban por esas cuadras de Corrientes ya usaban el espacio para caminar en forma anticipada. Así, aún sin inauguración, la avenida empezó a vivirse como peatonal, con oficinistas almorzando en el borde del cantero, repartidores de Rappi y Glovo esperando sus pedidos, grupos de adolescentes paseando tras salir del colegio y nenes que avanzaban de las manos de sus madres y padres.

Aunque la mayor parte del tiempo, todo fue caos: comerciantes conviviendo con el polvo y las ventas bajas; vecinos acompañando sus días con el sonido de taladros; y garajistas pasando sus horas frente al televisor frente a la falta de clientes. Por donde se mirara había montañas de escombros, tuberías expuestas y laberintos de vallas para entrar a un restorán o una librería. 

Otra cara. Así se ve ahora la avenida, desde el Obelisco hacia el oeste. La cuadra entre Libertad y Cerrito mantendrá el diseño que tenía. Foto: Mario Quinteros

Otra cara. Así se ve ahora la avenida, desde el Obelisco hacia el oeste. La cuadra entre Libertad y Cerrito mantendrá el diseño que tenía. Foto: Mario Quinteros

Rottemberg, Blutrach y el cineasta Juan José Campanella fueron convocados por el Gobierno porteño para una presentación ante la prensa de la puesta en marcha de la Corrientes peatonal. “Creo que con esta obra la avenida puede volver a ser un paseo, como lo era tiempo atrás. Todos -dueños de teatros, comercios y restoranes- tenemos que empezar a levantar la apuesta. Ya se hizo la cancha (por la revalorización de la avenida), ahora hay que armar los equipos para que esto se concrete”, sumó Campanella, quien está construyendo una sala teatral sobre la calle Paraná.

El proyecto de dividir Corrientes y destinar el lado izquierdo a peatones durante la noche y el derecho a transporte público fue anunciado en octubre del año pasado. Entonces el plan despertó el apoyo de los empresarios teatrales, el rechazo de los dueños de los garajes y algunas dudas de urbanistas. Para su concreción, antes debió pasar por la Legislatura porteña.

“Apoyamos las políticas públicas que ubican al peatón en el centro de la escena. Pero en el caso de Corrientes consideramos que era prioritario hacer una mejora en el transporte público, en especial de subtes”, evaluó en ese momento el legislador opositor Marcelo Guouman. También dijo: “En el caso de la línea B, se necesita mejorar las frecuencias y hacer coincidir el horario del servicio con el de la peatonalización, que concluye a las 2”. 

La necesidad de extender el servicio de subte también fue subrayada por Rottemberg, quien, a su vez, dijo que le “constaba el esfuerzo del Gobierno por cumplir ese objetivo”. El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, también presente en la reunión para la prensa, explicó que por el momento es imposible, dado que deben disponer de una ventana de tiempo para hacer obras en la red. Aunque no se refirió a una posible optimización de las frecuencias. 

El jefe de Gobierno comparó la transformación de Corrientes con iniciativas ya implementadas en la Gran Vía de Madrid y Times Square en Nueva York e indicó que el fin es volver a posicionar a Corrientes como una de las grandes atracciones culturales y de entretenimiento de la Argentina y Latinoámerica. Dijo: “Acá se combina la mayor concentración de teatros comerciales, una gran red de librerías y una propuesta gastronómica propia con las pizzerías tradicionales. Años atrás, por su estado, Corrientes no invitaba a pasear, con la obra la levantamos para que eso se revierta”. 

El costo total de la peatonalización junto a la mejora de las calles aledañas a Corrientes fue de 275 millones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *